LOS “BRUJOS” DE MANGAS

POR POCO VOLVIERON LOCOS A LOS CURAS


“NO SABER NADA DE LO SUCEDIDO ANTES DE NOSOTROS, ES CONDENARSE AL PASADO"


Brujos de Mangas Cicerón-- La conquista española de los andes se inicia en 1,532. La tarea fue evangelizar y españolizar, sin embargo hay pruebas que no fue tan rápido. El arzobispado de Lima y el mismo virrey de hecho condenaron la abierta idolatría.

Nosotros los bolognesinos hemos pertenecido políticamente a Lima y nuestra antigua provincia de Cajatambo junto con Huarochirí desde siempre han tenido fama de pueblos idólatras y da la casualidad que en nuestra provincia, cuya capital era CHIQUIAN, el bastión de prácticas que lo llamaban hechicería fue el antiguo pueblo de MANGAS; también otros pueblos como COPA, PIMACHI, ACAS, CAJACAY, YAMOR, HUAYLLACAYAN, CHASQUITAMBO, OCROS, etc.

Según documentos fehacientes. Allá por los años de 1,575 (9 años antes de la histórica visita de Santo Toribio de Mogrovejo) fray Francisco, cura de Santo Domingo de Ocros comenzó por arrasar con huacas, mallquis y conapas de los naturales.

Posteriormente vinieron las grandes campañas de extirpación y los castigos ejemplares a los practicantes. A la larga, nunca pudieron extirpar sus fervientes creencias y modos. El dios GUARI era muy querido y adorado en Cajatambo, como responsable de la salud, la alimentación, el bienestar.

Históricamente el clérigo visitador Avendaño destruyó la representación de este dios, la vista estupefacta de los que lo indios. treinta años después, en 1,663, cuando llegan nuevos curas visitadores como Bernardo de Noboa y Juan Sarmiento de Vivero, todavía encontraron una proliferación de representaciones a los que los naturales invocaban en sus oraciones “…padre quemado ayudanos” y a cada momento le muchaban (en quechua: dar besos), Según documentos de Noboa en su visita a los ayllus de COPA y MANGAS, para ellos, los dioses estaban presentes en los fenómenos naturales, siempre alrededor de los pueblos, al mismo tiempo también adoraban a sus mallquis (momias de sus antepasados recordados por sus hechos).

Este cura Noboa encontró las cenizas de la momia (mallqui) de Carco Yanac, primer fundador del ayllu de COPA -anexo de Mangas- , que el visitador Alonso Osorio había quemado más antes en plena Plaza de Armas.

Cabalmente, el duelo de hechicerías recrudeció desde 1,604, cuando a un principal (ciudadano importante) de MANGAS, se le dio por sacar el cadáver de su hermano enterrado en la iglesia, por lo que fue duramente castigado y se inició una gran cacería de “brujos” haciendo un listado de desterrados a Lima. La historia es larga.

Los famosos extirpadores recorrían los pueblos abandonados a efectos de la reducción del virrey Toledo. Los santuarios que recorrió Noboa estaban copados de huacas, mallquis, conopas (representación en arcilla de animales domésticos, mazorcas de maíz, papa, frutos, etc.) Ellos trataban de esconderlos y los españoles de destruirlos; no obstante tanto en MANGAS como en otros pueblos y el mismo Cajatambo y Huarochirí se persistió adorando los fragmentos y a veces restituyéndolos por otras piedras.

Si a las huacas lo adoraban año a año, a sus mallquis lo adoraban cada día, le conversaban, le pedían una gracia, lo llevaban a cuesta de sus espaldas para algún viaje como haciéndose acompañar.

Hay algo muy sorprendente en esta historia: Hernado de Hacas Poma, sacerdote mayor de ídolos de ACAS, mejor dicho el más grande “brujo” de ACAS, ha dejado a la posteridad un peligrosísimo relato (por supuesto, en esas circunstancias) que refiere: “… que el Dios de los españoles no les da nada a los indios y así no le deben adorar, sino a sus mallquis y huacas, porque estos les dan aumentos de indios, chacras y los demás, y aquí el señor obispo les quemó algunos mallquis e ídolos, les deben adorar y hacer sacrificios, porque las almas de estos, viven, son inmortales y bajan al sacrificio que les hacen sus hijos.

Por otra parte, en Santa Catalina de PIMACHI, el alcalde Domingo Rimachi, en referencia al DIOS GUARI dijo: “… este tenía un asiento de piedra donde se sentase y que cuando viene es como un viento fuerte y grande”, lo más extraño y curioso es que Domingo Nuna Chaupis cuenta en 1,656 que la sacerdotisa que le introdujo en este oficio, le dijo que toda la vida haga ofrendas al ídolo DEL DIOS GUARI, porque este antes que hubiese incas y apus se aparecía EN FORMA DE ESPAÑOL, VIEJO CON BARBAS y les repartió todas las chacras y acequias en cada pueblo y que este es quien les daba comida y aguas.

Este mismo Domingo Nuna Chaupis invocaba en su rezos: “Señor padre quemado, que tiene acequia, que tiene agua, que tiene chacra, dame chacra, dame agua, dame comida.

Desde que estas quemado morimos de hambre y no tenemos comida”. Está claro que ellos no adoraban al sol de los incas, más bien se habla de GUARI y de HUIRACOCHA.

Hay teorías muy audaces pero con cierto fundamento, como que los conquistadores al llegar, descubrieron NADA MENOS QUE UNA CRUZ QUE EXTRAÑAMENTE CONSERBABAN AÑOS LOS INCAS EN EL CUZCO.-

Pregunta suelta: ¿Estuvo Jesucristo alguna vez en nuestros pueblos?

ERASMO TRINIDAD CARRILLO


Regresar

Comenta, opina acerca de este tema

Server unreachable