EL RESCATE DE LA ESTELA DE CHAVIN

MUCHAS GRACIAS SABIO ANTONIO RAIMONDI

Cuando este hombre prominente llegó a Lima, habido de investigar los encantos y riquezas culturales y materiales del Perú, quedó vislumbrado de la interesante narrativa de Cieza de León, obra valiosa que lo encaminó hacia Ancash, nuestra Región, a quien encariñado dedicó gran parte de sus esfuerzos, siendo Huaraz el centro de sus exploraciones. Las descripciones y descubrimientos de Raimondi, fuera de sus proyectos (ferrocarril Chimbote-Huaraz), sus investigaciones científicas, flora. Fauna y geología, se concentraron por un tiempo en Chavín, realmente preocupado y frustrado al ver la destrucción y desidia al interior del Castillo por los pobladores. “Dá lástima ver que las autoridades del lugar no hayan podido impedir la destrucción de tan importante monumento y que todos los habitantes acudan al Castillo a sacar piedras, utilizándolos en hacer sus casas, como si se tratara de una cantera de piedras”, acota que el mismo que, “la gente a la búsqueda de tesoros arrasa con todo, a la vez que se lamentan del hecho, ellos mismos tienen valiosas muestras de monolitos”. De manera que este ilustre italiano se vio comprometido, tal como años después, María Reiche en las Pampas de Nazca y ahora la arqueóloga Ruth Shade en la también interesantísima ciudadela de Caral, a velar ejemplarmente por tan valioso patrimonio cultural. Precisamente es Antonio Raimondi Dell Aqua, fallecido en San Pedro de Lloc en 1,890, quien puso todo de su parte para rescatar y poner a buen recaudo la artística estela de Chavín, hoy mundialmente conocida como la ESTELA RAIMONDI, cuyas admirables características guardan grandes misterios, entre interrogantes conjeturas.

Estela de ChavinSegún la versión del tradicionalista José Domingo Polo, la estela fue encontrada en 1,840 por don Timoteo Espinoza, en sus labores agrícolas por las inmediaciones del Castillo, éste lo ubicó con el propósito de exhibirlo a los curiosos, lo malo es que lo usaba en su parte plana como batan para moler sus granos, lo cual recién se constató en 1,860, el sabio se habría entrevistado con el presidente Manuel Pardo, su virtual amigo a quien le refirió muchas inquietudes hacia Ancash y así la lito escultura, con autorización fue traída a Lima, el 14 de enero de 1,874 tarea que se le encomendó al sargento Manuel Marticorena , su primer destino fue el Parque de la Exposición, como uno de los grandes atractivos, en su calidad de máximo monumento emblemático, pre inca. El público limeño, fue quien se encargó de nombrarlo como ESTELA RAIMONDI en homenaje a su protector. En 1,881 llegó la guerra con Chile y felizmente los chilenos no lo vieron, porque que fue escondida a tiempo, de modo que se salvó del insano saqueo cultural. Posteriormente el año 1,905 la estela Raimondi fue trasladada al flamante Museo de Historia Natural, en Pueblo Libre. La historia registra un aluvión en el mismo Chavín arqueológico y aledaños, que hizo estragos del misterioso Castillo y periferia, este mismo arrasó con los muros de piedra tallada y varias cabezas clavas con diferentes expresiones, de los que hoy solo existen dibujos o fotograbados elocuentes. Bien podemos decir que gracias al sabio Antonio Raimondi que la famosa reliquia ya estaba en Lima y no se extravió para siempre en este fenómeno natural.

ERASMO TRINIDAD CARRILLO


Regresar

Comenta, opina acerca de este tema

Server unreachable