H O L A      S O L E D A D

 


Sentado pensativo, meciéndome en la hamaca del silencio vivo acorralado por tu presencia, no sé si eres buena o eres mala, lo único que sé es que te necesito, como necesita un ciego de su guía, como necesita una planta al agua, como necesita un desesperado la muerte.
Hola Soledad

Entre arboles y pájaros se siente más tu presencia, que hasta muy bajito escucho silencioso los latidos de mi corazón, cuanta ternura, cuanta pena me das, cuando estas a solas conmigo y me susurras en el oído palabras que nunca los he oído, oh hermana soledad porque maldito presagio te cruzaste en mi camino, porque bendito designio te necesito cada día más, porque aprisionaste mi camino, porque no me dejar volar.

En la quietud de la noche, de mi Chiquián amado,  mirando despreocupado el horizonte sueño con tu majestuosidad y vibro emocionado cuando siento tu aliento frio al costado mismo de mi sombra, yo no estuve en la hora que naciste, pero sentí tu llanto  al lado izquierdo de mi hombro, donde voy te encuentro ya sea en el aire que respiro o en el chirrido de una puerta o en las alcobas adulteras de amores prohibidos, o en el aire que garboso galopa en la grupa de una lluvia.

Oh soledad hermana del tiempo y de la noche que moras en la paz  de los muertos, que vives al costado mismo de los vivos, si algún día tú te fueras yo se que volverás por la puerta de siempre para quitarnos las caretas y las vendas que cubren nuestras almas heridas, para gritarnos al oído que siempre estarás conmigo porque eres parte de mi vida. Oh soledad como explicarte que te odio y te quiero, como decirte que te vayas o te quedes, como matarte en el olvido como amarte dentro de mi corazón herido.

Oh soledad, porque tuviste que agarrarte de mi mano, porque no conviviste con la tristeza envejecida, aquella  a quien adorabas tanto, porque en ese estanque mil veces maldito no nos alcanzaste las ramas salvadoras, porque distrajiste y ofuscaste al ángel para que pueda alcanzarnos disimuladamente la muerte.

Porque, en medio de de mi fiebre embravecida,  en vez de buscar la vida, te estoy buscando a ti soledad, porque te escondes de los truenos, porque no iluminas tus cuartos con los rayos, porque en vez de sonreír a la vida, te escondes y agazapas en mi pobre y herido corazón.

Que te he hecho yo soledad, para que conviertas mis días felices en días opacos y grises, porque augurio maligno vives conmigo si en todas las noches de mi vida ando rogando que me dejes y que me olvides. Oh soledad que me has hecho, que me has hecho….soledad.

 

Lutapurikog8



Regresar

Comenta, opina acerca de este tema



Server unreachable