S O L I L O Q U i O S

 


He vivido mucho y no he inventado nada y me encuentro en un terraplén extraño mirando mi niñez perdida, desde un Angulo opuesto al tuyo tierra querida, tal vez los que me conocen dirán conozco este huayno, sino que ya me había olvidado de lo hermosa que era, y en lo más recóndito de sus corazones será quizás el huayno con que crecieron, o sino la canción con que soñaron.


SoliloquiosDesde este terraplén extraño, no debería hablarte así tierra querida, sino quererte y decirte muy bajito  junto a tu oído, que te quiero, que cuando despertaba en las mañanas en mi amplia cama de mi casa de campo de Chíchoc, la radiante mañana era bella,  el interminable sopor de la tarde era bella y las noches estrelladas de tu cielo era por demás bella.

Como recuerdo y añoro tus mangadas de lluvia que con retumbantes truenos y rayos flagelaban tu aire  y así en medio de las negruzcas nubes asomaba temerosa pequeños rayos de sol que me guiñaban amorosas mientras tú y mi pequeño corazón sonreían, y al vernos sonreír los cerros, los arboles y esos espejos de nieve que cuidan tu figura, también sonreían.

Todavía en mis fosas nasales ha quedado impregnado el olor de tu tierra mojada cuando se iniciaba la temporada de lluvia y con ello el recuerdo del mugir de las reses  que lamian ardorosas tu tierra con gusto a sal de  dioses, las sombras mojadas y humeante de los bueyes auguraban la entrada de la noche, mientras en el cielo las nubes cargadas de agua no dejaban paso a la luz que buscaba su sitio.

El trino de las aves despertaba los anhelos de vivir y gozar como nunca ese día,  mientras el humo de la lluvia lentamente surgía del suelo para irse al cielo, envolviéndonos con su manto  y airoso caminábamos como astronautas en tierras prohibidas y desconocidas con una sonrisa ingenua e insegura por tus calles empedradas y llenas de vida.

Miro el horizonte sin cesar, calculando el sitio donde te encuentras tierra querida y mis ojos cansados y gastados solo ven recuerdos gratos, pero como duelen y mi pensamiento vuela entonces a tu lado y me veo envuelto en medio de las nubes tratando de domar tu aire helado con mi corazón apretado mirando ansioso con mis ojos  abiertos y asombrados que no has cambiado casi nada, que sigues queriéndome todavía a pesar que hace muchas e interminables mangadas de lluvia te tuve abandonada, como pedirte que me sigas queriendo, como decirte que nunca te he olvidado , como señalarte que te tengo grabado en mi corazón, como pedirte que seas tú la que cierre mis ojos y me tape con su manto.

Tierra querida por ti escribo estos soliloquios, pero te pido paciencia para poder decirte lo mucho que te amo yo creo que tendremos tiempo todavía para cantarte y conversar contigo en mis noches de soledad y de fanfarria.

 

Lutapurikog8



Regresar

Comenta, opina acerca de este tema



Server unreachable